El vals santiaguino

Por más que trate de negarlo, siempre seré un santiaguino. Me crié como ese específico tipo de rata de ciudad. No importa lo que esté haciendo o dónde esté, siempre termino peregrinando a mis santuarios capitalinos preferidos: el carrusel de la estación central, los juegos Diana en parque Almagro y, desde luego, plaza Italia (aunque tenga ese horrible edificio en forma de lo que alguna vez se pudo reconocer como un teléfono).

Muchas veces termino dando vueltas en un mall chino (en un intento por conectarme con la cultura oriental), en alguna feria de las pulgas hojeando libros de hojas amarillas que solo existen en las cajas de las ofertas o en alguna sex shop, riéndome de los vestigios de la industria de los videos para adultos y de las fálicas herramientas de placer de imposible tamaño.

p1080606-copiar

Los noventa llamaron y dicen que quieren este tipo de chistes de vuelta porque ya está más que viejo y repetido. Además aclararon que no, no quieren este edificio de vuelta porque es horrendo. [Foto de José Ferri  – vía Voyageaddicted]

No está de decir que vivir en la ciudad te cambia a nivel físico, ahora solo creo comprender dos velocidades: correr y correr disimuladamente para que parezca que camino. No todos entienden la importancia de correr a todos lados, incluso cuando no se nos está esperando en ningún lado. Si se reduce la marcha, puede ser que nos demos cuenta que todavía estamos en el centro de santiago y que estamos en inminente riesgo de caer en un atochamiento, toparnos con una interminable y lenta fila o que vamos a ser usados como relleno para algún vagón del metro. Este pensamiento acongoja al santiaguino que comprende que su única manera de subsistir en el centro de santiago es correr. Aunque no funcione, es la forma de sentir que se puede dejar todo el caos detrás.

Entre ese tumulto de caballeros que buscan piernas largas para acompañar su café, señoras que arrastran a sus hijos con las mismas ganas que acarrean las bolsas de las tiendas y las sonrisas santiaguinas, que son como ángulo nulo. Uno queda entre tomar la decisión de rendirse y morir de estrés o luchar… y eventualmente caer ante el estrés de todas formas.

Es por eso que para mí es de vital importancia caminar rápido. Por decisión propia, decidí volver borrosas las imágenes capitalinas y simplemente correr, aunque no se me espere en ninguna parte. Es así como ha surgido un elemento cultural maravilloso, un baile. Este vals Santiaguino, como he decidido clasificarlo, representa la expresión de la vida moderna en la capital. Si lo quieren practicar es super simple (incluso creo que es bastante intuitivo): necesitarán una pareja, la cual tiene que ser una persona que camine a paso de tortuga, que ocupe mucho espacio en la calle y que esté en su camino.

Para bailarlo es muy simple, solo traten de adelantar a esa persona; su pareja, al caminar increíblemente lento, tiene desarrollado un sexto sentido que le permite detectar por qué lado ustedes se adelantarán y prontamente se moverá hacia esa dirección, bloqueando nuevamente el paso. Esto se repetirá varias veces (sí, es bastante parecido a la cueca pero una persona la baila de espaldas). Esta forma de expresión y movimiento cien por ciento capitalina termina cuando por fin los dejen pasar. Los expertos indican que el baile alcanza su máxima expresión cuando la persona con la que bailaron se da vuelta, se aferra a sus cosas y los miran con cara de extremo pavor.


Ugh se los juro que odio a esas señoras que andan en el centro caminando como si fuera estuvieran en un parque y cuando las trato de pasar me miran como si fuese un ladrón. Un día les voy a robar la cartera para que se asusten con ganas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s